Op-Ed

En este mes, delegados de varios países del mundo se reunirán por segunda vez, en la sede de las Naciones Unidas, para tratar de aprobar una legislación internacional que prohíba la clonación reproductiva humana. La meta es detener el acelerado avance de estos experimentos, que según los expertos, podrían alterar la esencia de la humanidad. Hasta el momento, la experiencia científica de la clonación ha dado resultados satisfactorios en animales. A los casos de la oveja Dolly en Escocia y la gata CC en Estados Unidos, se sumó recientemente el nacimiento, por clonación, de una ternera en la Argentina. Nueve países ya realizan estas experiencias, con vistas a la obtención de recursos para el tratamiento de graves enfermedades, lo que supone un costado positivo de esta técnica. Pero lo que se teme es que, tras los anuncios de algunos científicos, la clonación humana esté a la vuelta de la esquina.

El pasado mes de febrero grupos de científicos, expertos en el área de la genética, abogados y defensores de los derechos humanos se reunieron en la sede de la Organización...